JoseMariaInigonotiok
José María Íñigo

“El primer número uno de Los 40 Principales fue en julio de 1966, aunque en realidad comenzaron en mayo de ese año, un momento en el que la música y la radio joven estaban en plena evolución, explosión y desarrollo en España, después de ‘Discomanía’ en el año 1959 y de ‘El Gran Musical’ de 1963, pero eso era por la Onda Media. Los jóvenes queríamos tener una radio nuestra y así surgió Los 40 Principales. Con ella el transistor se convirtió en el gran aliado y ese fue el comienzo de la gran revolución de la radio en España”. Así lo contaba el mítico presentador Joaquín Luqui.

Los comienzos fueron humildes. Nacía un programa llamado Los 40 Principales en la emisora Radio Madrid, de Cadena Ser, bajo el impuso de Rafael Revert, su director.

El primer número 1

1966.La primera emisión de 40 PrincipalesrecortadaOK
Hoja de emisión, 1966.

La idea era hacer un programa musical diario orientado a los oyentes más jóvenes. Lo presentó Olimpia Torres y Ángel Carbajo. Para este nuevo espacio se pensó el concepto de listas con los temas más escuchados, tal y como se estaba realizando con tanto éxito en los Estados Unidos, en lugar de hacer un monográfico de un solo artista o grupo. Ya desde 1963, los domingos por la mañana se realizaba ‘El Gran Musical’, pero al contrario del nuevo espacio, éste no estaba concebido como una lista de éxitos.

La idea gustó y cuajó, manteniéndose el número cuarenta, que hacía referencia a las primeras jukebox, esas máquinas de música diseñadas para contener 40 discos de vinilo de 45 revoluciones por minuto, aunque se prefirió españolizar el nombre de Top 40 convirtiéndolo en Los 40 Principales que actualmente conocemos y que tanto ha triunfado.

 

Ese primer número 1 de la historia fue ‘Monday Monday’, de The Mamas & the Papas.  Entonces sonaban también grupos como Los Bravos con su ‘Black is Black’ o Los Brincos, con ‘Un sorbito de champagne’. Para Luqui, Los Brincos fueron precisamente la gran aportación de la música española a la oleada del pop que venía desde Inglaterra con The Beatles. “Demostraron que también en España se podía dar un pop capaz de competir ante nuestro público con The Beatles y con toda la oleada inglesa que existía en aquella época”. En esos primeros años, los oyentes ponían la radio para enterarse de cuándo salía el nuevo single de los de Liverpool, de Manfred Mann o de los Stones. Ese fue uno de los primeros motivos de su éxito.

El oráculo de la música

El programa extiende pronto su cobertura a 10 emisoras de FM de la SER. Las voces más jóvenes de la radio empiezan a sonar y Los 40 Principales se convierten en el oráculo de la música. Los grupos que no tenían dónde sonar llevaban sus maquetas a esta emisora y encontraban comprensión, cobijo y cariño en los locutores de entonces. Entre ellos: Miguel De los Santos, que hace entrevistas; José María Íñigo, que trae discos de Londres; o Pepe Domingo, que presenta ‘El Gran Musical’. En Barcelona están Rafael Turia, Constantino Romero, Ángel Casas

primerequipo
Primer equipo de Los 40 Principales.

La personalidad de 40 Principales se proyecta rápidamente en su programación, en sus voces, y trae consigo la imagen de los djs, los encargados de traer los primeros éxitos y de utilizar un lenguaje un tanto peculiar con el que se les reconocía a la primera. Constantino Romero recordaba así esos primeros momentos: “Cuando participaba en Los 40 Principales era un programa en Onda Media, a través de la Cadena Ser. Era una recopilación sabatina de los éxitos que se habían producido en las distintas localidades de España, un programa de conexiones. Cuando decían “buenas tardes, Barcelona”, salía yo diciendo que los éxitos en Barcelona eran tal o cual. El programa se componía de estas conexiones y de las gracias que cada cual fuera capaz de ir haciendo en las dos horas que duraba el invento”.

*En la segunda imagen de la izquierda: el primer equipo de Los 40 Principales conformado por José A. Gª Viu, Manolo González, Mº Ángeles Juez, Inma Codina, Olimpia Torres y Rafael Revert.

Fueron muchos los factores que hicieron que cada vez se compraran más receptores en esa primera época de la radio musical, pero sobre todo hubo uno que atrajo en especial a los primeros oyentes: la posibilidad de escuchar las canciones que más sonaban en EE.UU., ya que eran muy pocos los que por aquella época podían viajar al país anglosajón. Entre todas estas canciones destacó una, Delilah de Tom Jones, que permaneció durante quince semanas consecutivas como número uno en la Lista de LOS40. El camino de esta emisora era ya imparable e insustituible.

En 1985 comienza a emitir por toda España vía satélite y en 1987 la emisión de 40 otorga su nombre a toda la cadena de este formato musical. En 1989 Paul McCartney inaugura el estudio más bonito de la radio española y en 1992 se implanta la señal digital. Lo que empezó siendo un programa de melenudos en Radio Madrid, es hoy una marca número 1 de la música en España y en Latinoamérica. Pero sin duda, un factor clave en que LOS40 siga siendo líder son todos los oyentes que cada día lo hacen posible.