“Llevo más de ocho años trabajando en LOS40 y me han pasado muchas cosas increíbles. He tenido el privilegio de trabajar con profesionales como Tony Aguilar, que es mi ídolo de la infancia, de conocer a artistas que son un amor, de hacer amigos, de vivir la música desde dentro… Pero hay un momento mágico e irremplazable que recordaré siempre. Me estremezco solo de recordarlo, de pensar en esos Premios 40 de 2008.

 Serían sobre las 3:00 o 4:00 de la tarde. Mi compañero Sergio y yo accedíamos al entonces Palacio de Deportes para preparar toda la cobertura digital del evento. Nos equivocamos de puerta, y aunque no era nuestra intención, accedimos directamente al escenario. Recuerdo que íbamos como pollos sin cabeza y con bastantes prisas así que casi no reparamos en la personita que había sobre el escenario haciendo la prueba de sonido.

BEYONCE2
Beyoncé en los Premios 40.

Era la mismísima Beyoncé. Allí, a escasos dos metros de nosotros. Ese año acababa de publicar su tercer disco de estudio, ‘I Am… Sasha Fierce’, y flipamos con su voz en directo mientras interpretaba ‘If I were a boy’. Iba sin maquillar, con una simple coleta; llevaba unos vaqueros ajustados y unas zapatillas de deporte. Podría ser cualquier chica, pero era Beyoncé.

Lo que más nos llamó la atención fue su forma de llenar el escenario sirviéndose únicamente de su voz. Si amáis la música comprenderéis por qué se me ponen los pelos de punta cada vez que me acuerdo de este momento y por qué quería compartirlo con vosotros